Salvar al rey opiniones

Reseña de la fragancia Atkinsons Oud Save The King (2013)

Sólo seis palabras en el breve y escueto comunicado del Palacio de Buckingham dieron la noticia. “El Rey y la Reina Consorte pasarán la noche en Balmoral antes de viajar a Londres. Incluso más que la declaración clave de la muerte de Isabel II el jueves, estas seis palabras dijeron al mundo que una era había terminado.

Durante 70 años, el pueblo británico se ha acostumbrado a cantar “Dios salve a la Reina”. Cantar “Dios salve al Rey” quedará atrapado en la garganta durante algún tiempo. Las banderas, monedas, billetes y sellos de todo el Reino Unido pronto tendrán un aspecto diferente y los abogados de alto rango que tuvieron el honor de ser nombrados “Queen’s Counsel” se apresuran a encargar nuevo material de papelería: ahora son “King’s Counsel”.

LONDRES, INGLATERRA – 15 DE JUNIO: La Reina Isabel II llega a la Catedral de San Pablo para un servicio de Acción de Gracias celebrado en honor de su 80 cumpleaños, 15 de junio 2006 en Londres, Inglaterra. (Foto de Tim Graham/Getty Images)

La soberanía de la Reina Isabel quedó enmarcada por su género incluso antes de llegar al trono. Siempre fue “Heredera Presunta” y no “Heredera Aparente”, ya que, en teoría, cualquier hermano que naciera más tarde la sucedería. A la muerte de su padre, la conciencia de ser una mujer joven rodeada de hombres mayores y con más experiencia determinó el estilo ligeramente quiescente y obediente de sus primeros años como reina. Aunque siempre conservaría ese formidable sentido del deber, no sería hasta sus últimos años cuando la propia fuerza de Isabel II pasaría a primer plano.

  Bibliografía de will smith

Atkinsons The Other side of Oud , Oud save The King review

A medida que iban llegando las encuestas, los presentadores se esforzaban por reprimir su sorpresa al ver que las tres mujeres subían a lo más alto de la lista como la nata a la leche fresca. Los comentaristas fueron muy hábiles en sus explicaciones y parecieron entender que los ciudadanos de North Bay querían un cambio. No tanto con la entrevistadora en persona, que hay que reconocer que mantuvo la cara seria al entrevistar al Rey.

Fue una suerte que la Sra. Brousseau no ganara el sillón de la alcaldía o uno sospecha que el Rey habría vomitado más vitriolo sobre las mujeres de la lista por encima de él. Supongo que podemos decir que este es un ejemplo perfecto de las personas que pensábamos que no queríamos que nos representaran saliendo de debajo de sus piedras. Este tipo sería una vergüenza para el Old Boys’ Club, que al menos finge no existir en North Bay.

Comparar al teniente de alcalde electo con su propia hija por ser demasiado joven para comprender el mundo que nos rodea debe de haber levantado cejas en el castillo. Insinuar además que el personal del ayuntamiento se lo pasaría en grande con estos neófitos dice mucho de la opinión que el Rey tiene de la gestión del ayuntamiento. Quizá fuera un corta y pega de la plataforma del alcalde electo.

Atkinson oud save the king

Con el aroma elegante y con clase de Atkinsons Oud Save The King Eau de Parfum, sentirá la altura incluso durante sus quehaceres diarios. Es lo mejor del estilo inglés y la riqueza de Oriente.

  Las aventuras del varon munchausen

La composición de la fragancia Oud Save The King se inspira en la majestuosidad y elegancia reales del siglo XIX. El refinado aroma del cuero fino resalta la fragilidad del iris y la bergamota, la esencia que forma el carácter del té inglés Earl Gray. La combinación de sándalo y agar resulta sofisticada y masculina. Este acorde cálido y oscuro remite a la majestuosidad de Oriente.

La historia del aroma La inspiración de Atkinsons Oud Save The King es el estilo dandi y la nobleza del príncipe heredero egipcio Mohammed Ali Ibrahim, que se enamoró de la actriz de Hollywood Mabel Normand en los años veinte. Esta fragancia adorna a su portador con un sutil gesto elegante, como una flor en la solapa de una chaqueta bien cortada.

¡¡¡sensato!!! atkinsons oud save the king

Los orígenes de “Dios salve a la Reina” se pierden en la oscuridad, pero no cabe duda de que la letra y la melodía, tal y como las conocemos hoy, se popularizaron de repente en septiembre de 1745. En ese mes, las demostraciones de lealtad a la casa reinante estaban especialmente solicitadas. Carlos Eduardo, el Joven Pretendiente, había derrotado a Cope en Prestonpans y estaba a punto de invadir Inglaterra; Londres se preparaba para defenderse a sí misma y a sus gobernantes hannoverianos. Un ejemplo del sentimiento popular se dio el 28 de septiembre, cuando toda la casta masculina del teatro de Drury Lane anunció su intención de formar una unidad especial de la Fuerza de Defensa Voluntaria. Esa noche ofrecieron una representación de El alquimista, de Jonson. A su conclusión hubo un elemento adicional. Tres de las cantantes más destacadas del momento -las Sras. Cibber, Beard y Reinhold- se adelantaron y comenzaron un himno especial:

  Rebelde: Electrizante reparto que cautiva en el programa de televisión

El Daily Advertiser informó: “El aplauso universal denotó suficientemente el justo aborrecimiento que ellos (el público) tienen por los arbitrarios planes de nuestros invidiosos enemigos. …” Los demás teatros se apresuraron a seguir a Drury Lane. Benjamin Victor, el comerciante de lino, escribió a su amigo Garrick, que estaba enfermo en el campo: “El escenario es el lugar más leal de los tres reinos”, y la Sra. Cibber señaló: “La Rebelión lejos de ser una desventaja para los teatros, les trae muy buenas casas”. Pronto el himno fue cantado en lugares tan lejanos como Bath.

Acerca del autor

Anna

Ver todos los artículos